dissabte, 13 de desembre de 2014

2014-08-21 Ascensión al pico de la Maladeta (3.308m) y Abadías (3.271m)

Esperando que se diera la conjunción de los astros (que no se dio), para que Miguel Gascón y yo hiciéramos la cresta Salenques – Tempestades, entendiendo por astros, que ambos tuviésemos disponibilidad y que el tiempo fuese perfecto durante tres días al menos, coincidimos Karmen y yo en Benasque durante nuestra semana de vacaciones con Javier G. Vercher, José Luis Ibáñez y Vicent Monlleó.  Tras unas cervezas en la taberna más antigua de Benasque decidimos, tras analizar la previsión meteorológica, intentar el Maladeta. Sólo había que decidir que autobús coger para comenzar a andar desde la Besurta. Al final, con buen criterio, acordamos coger el primero de la mañana desde el aparcamiento de los Llanos del Hospital.

Y así quedamos a las 4: 40 de la mañana del 21 de agosto en la rotonda junto a Barrabés para subir en coche hasta los Llanos del Hospital desde donde salía a las 5:00 el autobús en dirección a la Besurta. En los Llanos del Hospital nos esperaba Vicent que había pasado la noche en su vehículo.
 
Medio dormidos en el autobús a la Besurta
Sobre las 5:30 ya nos encontrábamos en la Besurta (1.900m), junto a unos cuantos aspirantes a subir al Aneto. Diez minutos después, de preparación de material y abrigo comenzamos la ascensión hacia la Renclusa.
 
Ascendiendo con frontales a la Renclusa
El compañero José Luis portaba su GPS en marcha, gracias a lo conseguimos obtener el recorrido de la ascensión sobre la imagen de Google Earth.
 
Imagen virtual del recorrido grabado por el GPS
Sobre las 6:30 pasamos por la puerta de la Renclusa (2.140m), y tras coger un poco de agua y ajustar la ropa de abrigo nos dirigimos hacia los portillones. A la altura del Portillón Inferior se comenzaban a ver los primeros rayos de sol que nos abandonarían hasta bien entrada la tarde.
 
¿Puede haber algo más bonito que esto?
Tras un breve descanso, a la altura del Portillón Superior (2.870m), aprovechamos para hacernos la foto de grupo.
Equipo de asalto a la Maladeta
Y de nuevo retomamos la marcha dejando a nuestra izquierda el desvío al Portillón Superior para continuar por un mar de bloques de granito.
En dirección al glaciar de Maladeta por un mar de bloques
Por fin llegamos al glaciar de la Maladeta y para evitar sustos, nos calzamos los crampones y sacamos el piolet y proseguimos buscando entre las nubes, que de vez en cuando reducían la visibilidad, el punto de acceso al corredor de la Rimaya.
 
En el glaciar de la Maladeta
Por fin dimos con el corredor de la rimaya, que en esta época del año cuesta reconocer ya que se encuentra completamente descarnado de nieve. Nos acercamos al borde de la rimaya y desplegamos la cuerda para asegurar el tramo de mayor pendiente que desembocaba en la rimaya, una bonita grieta de unos 4 metros de profundidad.
 
Desplegando la cuerda junto a la rimaya
Tras ascender Vicent Monlleó en primer lugar, fue asegurando al resto del equipo, para superar el tramo de pendiente, hasta llegar a zona de roca.
 
José Luis ascendiendo al corredor de la Rimaya
Tras alguna dificultad para hacer descender la cuerda, por fin conseguimos todos superar el largo de nieve.
 
Vicent asegurando el ascenso al corredor
Continuamos por la zona del corredor sin nieve, progresando con cuidado por lo descompuesto del tramo.
 
Trepando por el corredor descompuesto de la Rimaya
Sobre las 12:30 alcanzamos el collado de la Rimaya (3.232m) y girando a la izquierda nos dirigimos hacía el pico de la Maladeta (3.308m), que ya se adivinaba entre las nubes.
 
La Maladeta entre las nubes
Y por fín, a las 12:53 coronábamos el pico de la Maladeta.
 
Haciendo equilibrios en la cumbre de la Maladeta
Despliegue de banderines en la cumbre de la Maladeta
Tras las fotos de rigor, tomamos un ligero descanso a resguardo del viento tras un enorme bloque.
 
Break junto a la cumbre de la Maladeta
Para evitar deshacer el camino decidimos dirigirnos hace el collado anterior al pico Abadias, por terreno sensiblemente expuesto, para poder descender por el glaciar del Aneto.
 
Travesía expuesta al Pico Abadías
Tras alcanzar el collado y tras comprobar lo cercano que se encontraba el pico Abadías (3.271m), no dirigimos hacia él siguiendo la sencilla cresta.
 
Cresteando hacia el Pico Abadías
Alcanzamos la cima a las 14:30.
 
Llegando al Pico Abadías
 
Felicidad en la cumbre del Abadías
Y tras el tiempo justo para tomar unas fotos, iniciamos el descenso al glaciar del Aneto.
 
Descendiendo al glaciar del Aneto
Afortunadamente, el cielo comenzó a abrirse y nos obsequió con una bella imagen del rey de los pirineos, el pico de Aneto.
 
Pico del Aneto y Collado de Coronas a la derecha
Continuamos el descenso por sucesivos neveros en dirección al Portillón Superior.
 
Descendiendo al Portillón Superior, al fondo el Pico del Medio
Alcanzamos el Portillón Superior sobre las 18:00h con su gendarme característico.
 
Llegando al Portillón Superior
Y de allí descendimos esta vez buscando el Portillón Inferior por zona bien balizada para alcanzar sucesivamente la Renclusa y finalmente la Besurta. Eso sí, una parte del equipo con parada de avituallamiento…
 
No podía faltar...
Cerramos la actividad en la Besurta entre las 20:45 y las 22:30. 

Imagen virtual del recorrido
En definitiva, un día aprovechado, como pocos.


Luju